TASACIÓN Y DIVISIÓN CAMPOS Y ESTANCIAS

Venta 620Has Lobería/Pieres
12 julio, 2019
EL MERCADO INMOBILIARIO RURAL ANTE LAS NUEVAS MEDIDAS MACROECONÓMICAS ARGENTINAS
25 septiembre, 2019

TASACIÓN Y DIVISIÓN CAMPOS Y ESTANCIAS

Con más de 40 años como Ing. Agrónomo especializado  en administración y asesoramiento de campos y estancias en toda la región central de la Argentina, además  del NEA, y últimamente como Martillero Público y Tasador Rural, es que ofrezco estos conocimientos y experiencias personales, para la necesidad en muchas ocasiones de tener la necesidad de tasar un campo o varios de la misma empresa, con distintos objetivos.

Por ejemplo: una división familiar para hacer hijuelas idénticas en valor, respetando la escala de cada una en la medida de lo posible y fundamentalmente que puedan ser explotadas individualmente o llegar a trabajarlas entre varios hermanos, para potenciar la rentabilidad.

También poder compararlos con otros bienes quizás urbanos o semovientes como haciendas, vehículos, etc. o bienes suntuarios.

Otra situación puede ser la necesidad de sacar un crédito en un Banco, o chequear la tasación con la de un perito judicial.

El sistema a utilizar es el siguiente:

 

    1. Obtener los planos de campo o catastros para ubicarlos geo satelitalmente.
    2. Hacer una primera aproximación con las imágenes satelitales de varios años distintos, tomando años de sequía, años normales y otros excesivamente húmedos que en situaciones de zonas como la Cuenca del Salado, o la zona centro oeste del país como la Cuenca del Río Quinto, es importante valorar el riesgo hídrico de inundaciones, sus frecuencias y afectación.
    3. Analizar con las Cartas de suelos del INTA o de la región o Provincia  que corresponda para determinar qué tipo de suelos, sus porcentajes de superficie y la capacidad de uso agrícola y/o ganaderas, topografía, etc.
    4. Recabar datos del clima local, via régimen de lluvias quizás del mismo campo o de la zona, como temperaturas medias, mínimas y máximas, frecuencia de heladas y periodo libre de heladas, lo cual indica posibles épocas de déficit y/o excesos hídricos.
    5. Luego ir al campo o los campos y en el terreno evaluar ubicación, accesos sobre caminos públicos o servidumbres de paso, cercanías de pueblos o ciudades, distancias a los puertos principales si el campo es de aptitud agrícola, o a frigoríficos o centros de remates locales, si son ganaderos; estado de la infraestructura de alambrados, aguadas, corrales y mangas, galpones, casas, planta de silos y cualquier otra construcción, por ejemplo si hubiera un casco importante y monte o parques a evaluar; luz electrica trifasica o monofasica de línea o grupo electrogeno. Posibilidad de riego si existen napas de agua con suficiente caudal.
    6. Por último confeccionar una carpeta con toda la información obtenida en los pasos anteriores, agregar imágenes satelitales, fotos, y la valuación de cada ítem para llegar a la TASACIÓN FINAL y compararla con valores históricos, y una recomendación final de acuerdo a las necesidades de cada caso.

 

Ing. Miguel A. Figueroa

Consultor en Agronegocios y Real Estate
Teléfono +54 (011) 15-6216-1112
mfigueroa@miguelfigueroa.com.ar
www.miguelfigueroa.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *